Nura Korate - Etiopía

Nura Korate - Etiopía

Precio habitual €9,75
  • Productor: Cooperativa Nura Korate
  • Región: Dara, Sidamo
  • Altitud: 1.700 m.
  • Variedad: Heirloom
  • Proceso: Natural
  • Tueste: Espresso
  • Perfil: Cremoso y redondo con acidez cítrica pronunciada, aromas de naranja y litchi. Muy dulce

Te llevamos hasta la cuna del café arábica para acercarte al sabor original de tu bebida favorita. Café de bosque semi salvaje en el corazón de Etiopía, donde se mezclan un sinfín de varietales, muchos de ellos aún sin clasificar aunque en su mayoría relacionados con el que conocemos como Typica, el punto de  partida de esta planta extendida hoy por todo el planeta. De alguna manera, los antepasados de todos los granos de café arábica cultivados en el mundo proceden de este país. Ya sea en América, Asia o África, todos buscan recrear las condiciones que hace miles de años propiciaron aquí su aparición espontánea: terreno montañoso, clima tropical y estaciones secas y lluviosas moderadas y bien diferenciadas. 

En esta ocasión os presentamos un lote natural de gr.3 con certificado Orgánico y Fair Trade de la Nura Korate Primary Cooperative, ubicada en el distrito, de Dara en la zona de Sidamo. La cooperativa fue creada en 1975 y hoy la conforman 1.845 pequeños agricultores con plantaciones que se desarrollan en tono a 1.700 m. de altura en un área de 1.730 ha.

Su procesamiento natural, el más antiguo y el más habitual en el país, sobre todo en las zonas con menos disponibilidad de agua, como Harar, se ha perfeccionado debido a su creciente demanda entre los paladares más sofisticados que el movimiento de los cafés de especialidad ha desarrollado en los últimos tiempos. Los granos se secan al sol sin despulpar ni lavar, es decir dentro del fruto completo durante días o semanas, dependiendo de las condiciones meteorológicas. Esto se realiza sobre camas elevadas fabricadas con una red sintética que permite la circulación del aire por toda la superficie y favorece un secado uniforme, uno de los grandes retos de los cafés naturales.

Una vez completado el secado, se procede al despulpado. Este proceso influye de manera dramática en el resultado final, una taza no tan limpia ni tan floral como un Etiopía lavado, con una acidez menos vibrante pero con un dulzor y notas de fruta madura acentuados por la mayor absorción de azúcares del mucílago que en conjunto nos permite apreciar mejor las cualidades más auténticas de su origen. Como este método aporta a la bebida, además, un cuerpo cremoso y jugoso, su potencial para el espresso es ideal.