¡Aprovecha! Gastos de envío gratis hasta el 30 de abril

Mohamed Kiar - Limu Gr2 - Etiopía

Mohamed Kiar - Limu Gr2 - Etiopía

Precio habitual €9,00
  • Productor: Mohamed Kiar
  • Región: Limu, Oromia, Etiopía
  • Altitud: 1.700-1.800 m.
  • Variedad: Heirloom
  • Proceso: Lavado
  • Exportadora: Heleanna Georgalis (Moplaco)
  • Tueste: Espresso, Filtro
  • Perfil: lima, jazmín, gominolas, especias

Los cafetos de la extensa zona de Limu, al suroeste de Etiopía, crecen entre los 1.500 y los 1.800 m. de altitud y son en su gran mayoría lavados. Los naturales de esta región suelen comercializarse bajo la denominación más específica de Jimma.

Cafés elegantes, equilibrados, muy limpios y con los aromas florales característicos de los cafés etíopes, suelen presentar una acidez menos intensa que los de Yirgacheffe y Sidamo, aunque muy nítida y agradable, además de un cuerpo más ligero y sedoso y un toque de especias.

Al contrario que nuestro natural Adola Guji, este café que os presentamos no se trata de un microlote, de ahí su nombre genérico, Limu, que hace referencia a una zona muy extensa y que limita, por tanto, su trazabilidad. Lo que sí sabemos es que su productor es Mohamed Kiar y se ha clasificado como grado 2, lo que lo certifica como café de especialidad de segundo orden, es decir que puede contener algunos defectos menores pero no por ello debe resultar obligatoriamente en una taza de menor calidad sensorial.

En Etiopía, los grados 1 y 2 se reservan para aquellos lotes que por su preparación y clasificación reciben una puntuación por encima de 84 puntos y se catalogan, por tanto, como cafés especiales. Los grados de 3 a 9 se reservan para los cafés comerciales.

En las tiendas en los que encontramos cafés de Etiopía, habitualmente podemos encontrar orígenes como Limu, Sidamo o Yirgacheffe pero sin especificar el grado, bien por desconocimiento, bien porque prefieren ocultarlo. Nuestro Limu de grado 2 cuenta, además, con la garantía de Moplaco, una de las exportadoras con mayor prestigio de Etiopía que sólo trabaja con cafés especiales.

La aventura de Heleanna

Al frente de la tercera generación involucrada en el comercio de café, Yanni Georgalis fundó Moplaco en 1972 en Dire Dawa para exportar café de Harar. Tras su fallecimiento en 2008, su hija Heleanna tuvo que decidir entre asumir el enorme reto de sostener y honrar el legado de su padre en Etiopía o renunciar a él para continuar su carrera en el mundo de las finanzas lejos de África. Afortunadamente para todos los amantes del café, finalmente optó por la primera opción.

Heleanna nació en Harar pero la guerra civil en Etiopía forzó su emigración a Europa en su adolescencia. A su regreso hace ahora diez años, ha debido afrontar un sinfín de dificultades para lograr su objetivo en un país donde los hombres no acostumbran a sentarse con una mujer en una mesa de negocios. Una de sus grandes logros ha consistido en desarrollar una empresa en la que la mayoría de los puestos directivos los ocupan mujeres. No todos, admite, porque para sortear la multitud barreras administrativas, es decir para sentarse a hablar con el Gobierno, todo resulta más sencillo entre hombres.

Heleanna y Moplaco luchan cada día por dignificar la vida de las mujeres etíopes, cuyo reconocimiento social y equiparación de derechos siguen muy lejos de los de Occidente. Luchan también por mejorar la educación y las condiciones de vida de los más pequeños con la promoción de diferentes escuelas en Yirgacheffe o Sidamo, así como por ofrecer un futuro profesional a los jóvenes a través de formación relacionada con el barismo, el tueste de café o la administración de coffee shops.

Todos estos proyectos han sido posible gracias a la capacidad de Heleanna para reconvertirse en una experta del producto con el que trabaja y a su visión para apostar por los cafés de especialidad. Moplaco tiene su base en Addis Abeba, plantas de procesamiento en Dire Dawa, Yirgacheffe, Chelelectu y Sidamo Bensa, además de relaciones con diferentes cooperativas que le permiten cubrir todo el mapa cafetero de Etiopía.

Su último proyecto se llama Sheka, una finca que se mantiene en estado semi salvaje donde Heleanna cultivará su propio café y explotará también como centro de eco turismo.